Las manifestaciones de la Iglesia

fausto 17 diciembre 2007 1

manifestacion

El tema de la laicidad no deja de poner nerviosos a los jerarcas de la Iglesia católica, que sin poder admitirlo abiertamente, saben de sobra que la fe es algo que no se puede imponer por la fuerza.

La religión se manifiesta en una doble vertiente: la íntima y la pública. A nivel personal es aquello que llena de sentido la vida del hombre, y necesariamente tiene una repercusión social. Los valores cristianos están para ser vividos y compartidos con los demás, pero de ahí a ser impuestos, es otra cosa que no tiene cabida en una sociedad democrática y plural.

Es normal que el Estado favorezca y aliente toda acción caritativa y altruista de la Iglesia, pero lo que no puede permitir es que la moral personal y social de la Iglesia sea la única verdad posible para el conjunto de la sociedad.

La difícil conciliación entre lo privado y lo público es, en definitiva, lo que enfrenta a la Iglesia con los gobiernos democráticos y aconfesionales, que desde mi punto de vista, es la mejor opción y la más respetuosa con la conciencia de todos los ciudadanos.


Cuando la Iglesia se constituye en Madre y Maestra de toda una sociedad, está reclamando una forma de presencia pública que recuerda mucho los tiempos del Nacional Catolicismo. Me parece que la Iglesia no tiene realmente problemas con el gobierno de Zapatero, sino con sus propios fieles que son los que lo han votado. Las cuentas son muy fáciles de hacer.

Por las estadísticas, el 90 % de la sociedad (quizás más) está bautizada, luego es católica. Si Zapatero ganó las últimas elecciones fue porque la mayoría de los españoles le dieron su confianza, y como es natural, entre esos votos estaban los de los católicos.

Por otra parte, los puntos sobre los que protesta la Iglesia son siempre los mismos: la educación, el divorcio, los matrimonios homosexuales… Pero, estos puntos de reforma formaban parte del programa preelectoral del partido socialista.

Si los católicos le han dado su voto al actual gobierno, la Iglesia debería manifestarse, no en contra de las leyes que las Cortes van aprobando, sino para tirarle de las orejas a sus propios hijos y miembros de la Iglesia que no siguen ni sus postulados, ni sus directrices, ni la moral que constituye su doctrina.

Es muy fácil manifestarse contra los de fuera, cuando el problema se tiene dentro. Más le valdría a la Iglesia quitarse la “viga” que tiene en el ojo y que no le deja ver con objetividad la realidad, que sacarle “la paja” a Zapatero y de la que ella es tan “cómplice” como los que no forman parte de la Iglesia.

Fausto Antonio Ramírez

Búsquedas Relacionadas:

  • manifestaciones religiosas catolicas
  • manifestaciones religiosas catolicas lista