La Iglesia en los tribunales civiles

fausto 18 diciembre 2007 0

Arzobispo

Con la condena del Arzobispo de Granada, se acaba de abrir la puerta, por precedente, para que los curas de la Iglesia puedan denunciar a sus obispos y superiores por atentar contra la libertad y derecho de los ciudadanos, tal y como recoge el ordenamiento constitucional.

Al no existir ya la prohibición de que los clérigos acudan a los tribunales civiles, los fueros de la Iglesia dejan de estar blindados.


Últimamente, hemos visto demasiados abusos, por parte de algunos prelados, de la promesa de obediencia que los sacerdotes hacen el día de su Ordenación. Con este precedente penal, los obispos se pensarán con más cuidado el modo con el que tratan a sus curas. Cuando la caridad no se vive, no queda otra salida que la de la denuncia.

Parece mentira que estas cosas pasen en la Iglesia, que es quien debería predicar la primera con el ejemplo. La ley no debería existir, al menos en la Iglesia, si lo que prima es la ley del Evangelio. Al parecer, del dicho al hecho hay mucho trecho, por eso y por desgracia, la ley civil será la que tenga que dirimir, a partir de ahora, la corrupción del Evangelio que la Iglesia vive tan a menudo.

Me pregunto si en la manifestación del día 30 en defensa de la Familia tradicional, también se exigirá la ley del Amor para los prelados españoles.

Fausto Antonio Ramírez