Los homosexuales y la paz mundial

fausto 19 Diciembre 2007 0

Benedicto xvi

El Mensaje para la Jornada Mundial de la Paz, que Benedicto XVI ha publicado ya para el próximo 1 de enero de 2008, se detiene en un punto inadmisible, cuando habla del papel de la familia como realidad que contribuye a generar la paz en el mundo.

Concretamente, se refiere -sin nombrarlos- a los matrimonios entre personas del mismo sexo. Para el Papa, estas uniones son “un impedimento objetivo para el camino de la paz”, porque cualquier cosa que sirva para debilitar la familia tradicional, así como cualquier cosa que directa o indirectamente impida la creación de nueva vida, constituye un obstáculo.


Esta vez, bajo la suavidad de las formas y sin querer llamar a las cosas por su nombre, deja caer un “bombazo” que a penas ha tenido repercusión en los medios de comunicación.

El texto del Papa no deja lugar a dudas: los matrimonios homosexuales son un impedimento para la paz.

Comprendo que la Iglesia no pueda tolerarlos como un sacramento, pero de ahí a presentarlos como una de las razones sociales que debilitan la paz mundial, es algo que no es de recibo.

En el fondo, la lectura que está por detrás es un ataque directo a los gobiernos que han reconocido legalmente los matrimonios entre personas del mismo sexo.

Se trata de un texto combativo, discriminatorio y muy poco conciliador, al menos en esto punto. Algo que de hecho viene a sumarse a la convocatoria del Arzobispo de Madrid para que los católicos acudan a una gran manifestación en Madrid, en defensa de la familia.

Fausto Antonio Ramírez